« Home | Orgullo y ego » | El red Bull y las reflexiones post año nuevo » | TODOS CON JAIME » | NO MORIRE LENTAMENTE » | LA REUNA ESPERADA » | Me viene, hay días, una gana ubérrima, política...... » | ¡SOY MARRÓN! » | El otro Valentín » | El día de la flojera... y las memes » | LONDON ADVENTURE IV: PIRATAS, DICTADORES Y FRIVOLI... » 

sábado, enero 06, 2007 

¿De instinto somos?...


A media luz, en el Café de la Paz, la conversación con B, mi amigo-oráculo parece ser más interesante que lo que suele ser cada vez que nos reunimos a contarnos nuestros proyectos profesionales y reirnos un poco de nosotros mismos y de las barbaridades de los medios. Coincidimos en eso, por eso nos divertimos cada vez que nos encontramos.
Esta vez, me habla también del instinto de preservación de la especie como motor del comportamiento humano en las relaciones afectivas. Su visión de las cosas capta mi atención: el instinto es más poderoso que lo racional, dice, y lo ha sido siempre a lo largo de la historia, agrega con tono reflexivo. Lo escucho atentamente.
Dice mi amigo que la cosa se simplifica con la búsqueda de genes adecuados. El ser humano busca por instinto mejorar su genética. Encontrar a un par que responda a esa expectativa es la simplificación de todas las paltas en busca de la pareja ideal. Las rupturas no son sino reacciones naturales al descubrimiento de una búsqueda equivocada. No hace falta analizar mucho, ni siquiera si la búsqueda instintiva del mejoramiento genético se reduce sólo a una característica física, aunque también tiene que ver con los diferentes tipos de inteligencia. Para qué darle vueltas, batallar en explicaciones racionales o romperse la cabeza analizando por qué ese otro está allí, porque nos agrada su presencia.
Mirar a los instintos es darse cuenta de cuán animales somos, pero cuán natural es nuestra búsqueda. Al final, la infidelidad y la monogamia tienen que ver también con estos instintos, que se manifiestan de manera diferente en cada ser. Por eso algunos pueden ser fieles por esa natural inclinación a mantener la pureza de genes valiosos, o a diferencia de esto, otros buscan la diversificación en busca de más alternativas de enriquecimiento genético..

Las observaciones de B, que de hecho responden a las observaciones de otros, sazonadas con su simpático cinismo, me han dado vueltas a la cabeza durante todo el día y se me ocurre que le vienen bien a este blog que en el 2007 está más personal que nunca.

*La imagen es de Kandinsky y se llama Sea Battle.

Etiquetas:

es un post mas personal que muchos otros tantos

que tales declaraciones para empezar enero...

cierto, hay muchas fuerzas q unen a las personas, la mas valiosa es el instinto, q si no la vemos con tranbsparencia y le damos su lugar terminaremos viviendo dobles o triples vidas, pue sel instinto es mas fuerte q la razon, asi q mejor orilo, prestarle atencion, respetarlo, aprender a comunicarnos con el.

Besotes mil

YLC

a mejorar la raza!!!

Viste monich que tan en desacuerdo no estábamos?

Confieso primero descaradamente que al leer tu comentario a mi respuesta al post del chepi reí de buena gana, segundo ya vergonzosamente me sentí aliviado de esconderme tras este nick, por íltimo envidiosamente (pero de forma sana) de que tu blog sea tan leído y el mío nada...

Publicar un comentario